278843068_315149604098397_7215230862273030575_n.jpg

La estrecha relación entre la UASLP y el Hospital Central Dr. Ignacio Morones Prieto 

La Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) es una de las de mayor prestigio por la calidad educativa con la que instruye a los profesionales de la salud y parte de esa preparación incluye las prácticas que los alumnos realizan en el Hospital Central “Ignacio Morones Prieto”, cuyo nombre refleja el estrecho vínculo que existe entre ambas instituciones.

Morones Prieto estudió medicina en el Instituto Científico y Literario, y fue rector de la UASLP en dos periodos: de 1940 a 1942 y de 1942 a 1944.

Durante su rectorado, Morones gestionó ante el gobierno estatal la posibilidad de que la Federación construyera un hospital-escuela en San Luis Potosí. El secretario de Salubridad y Asistencia, Gustavo Baz atestiguó en 1941 la necesidad del hospital solicitado y el 4 de abril de 1942 colocó la primera piedra del nuevo inmueble.

Morones Prieto fue nombrado presidente de la Beneficencia Pública del Estado, así como asesor médico y presidente del Patronato del Hospital Central, responsable de vigilar la edificación del nosocomio.

El 6 de enero de 1946, Ignacio Morones Prieto recibió el nombramiento como director del nuevo hospital y ese mismo año, el entonces rector de la UASLP, Jesús N. Noyola (también médico de profesión) nombró al personal técnico, jefes de servicio y médicos.

 

El nosocomio, entonces bautizado como Hospital Central de San Luis Potosí fue inaugurado el 17 de noviembre de 1946 durante el gobierno de Gonzalo N. Santos, pero tuvieron que pasar tres meses más para que comenzaran los servicios de consulta externa a la población.

La primera hospitalización ocurrió el 24 de marzo de 1947, cuando una mujer con meningitis meningocócica requirió ser internada. Recibió el alta el 3 de abril.

Y aunque la labor de Morones Prieto resultó fundamental para la creación del hospital, duró poco como director del nosocomio, pues en diciembre de 1946 -un mes después de la inauguración- renunció para convertirse en subsecretario de Salubridad y Asistencia. Su puesto fue ocupado por Jesús N. Noyola, quien permaneció como director del hospital durante 17 años.

En mayo de 1954 se aprobó que el hospital fuera rebautizado como “Hospital Central Dr. Ignacio Morones Prieto”, como un reconocimiento al esfuerzo del exrector para la creación del nosocomio, que hoy en día cuenta con más de 70 especialidades médicas.

Y como parte del vínculo con la UASLP, en ese hospital se han formado más de 60 generaciones de médicos y profesionistas de otras ramas relacionadas con la salud.