66-rafael.jpg

La autonomía universitaria y el derecho de las mujeres a votar, parte del legado de Rafael Nieto

Dos decretos que posicionaron a San Luis Potosí en el panorama de la historia nacional ocurrieron durante el periodo de gobierno de Rafael Nieto Compeán. Gracias a él, se formalizó la autonomía universitaria y se otorgó a las mujeres el derecho al voto.

 

Nieto Compeán nació el 22 de octubre de 1884 en Cerritos, San Luis Potosí y tras formar parte de la Revolución Mexicana, en 1917 se convirtió en diputado constituyente.

 

Más tarde, el entonces presidente Venustiano Carranza le otorgó un nombramiento en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde se encargó entre otras cosas, de la emisión de las monedas metálicas que reemplazaron al papel moneda usado durante la Revolución.

 

De 1920 a 1923 gobernó San Luis Potosí y en enero de 1923, poco antes de concluir su gestión, presentó ante el Congreso del Estado la iniciativa de ley para el otorgamiento de autonomía al todavía Instituto Científico y Literario.

 

El Poder Legislativo aprobó dicho proyecto y el 10 de enero de ese mismo año se difundió el Decreto 106, mediante el que se estableció la autonomía universitaria, convirtiendo así a la institución potosina en una de las pioneras a nivel nacional en separarse del Estado.

 

También en 1923 y tras varios meses de renuencia de algunos diputados que se oponían discutir el tema, el 8 de enero se aprobó el Decreto 103, mediante el cual se modificó la Ley Electoral, para reconocer el derecho de la mujeres potosinas que supieran leer y escribir, a participar en el proceso electoral, por considerar necesario que pudieran votar para defender tanto sus intereses como los de sus hijos, la patria y la humanidad.

 

Antes de San Luis Potosí, solo en Yucatán se tenían antecedentes de la inclusión de las mujeres en los comicios electorales.

 

Gracias al Decreto 103, las mujeres pudieron participar en las elecciones municipales de 1924 y estatales de 1925, pero el decreto fue derogado en 1926.

 

Rafael Nieto no concluyó su gestión como gobernador de San Luis Potosí, porque fue nombrado embajador en Suecia e Italia. Falleció en Suiza en 1926.