Othon.jpg

Manuel José Othón, del Instituto Científico

y Literario a la inmortalidad de su poesía

El Instituto Científico y Literario, del que nació la Universidad Autónoma de San Luis Potosí fue la institución en la que estudió para abogado Manuel José Othón, uno de los poetas más destacados del país.

 

Othón nació el 14 de junio de 1858 en Cerritos, San Luis Potosí y tras estudiar en el Seminario Conciliar, (donde aprendió latín, filosofía y escribió algunos poemas y otros textos), cursó la carrera de Jurisprudencia, de la cual se tituló en 1881.

 

Ya como abogado, fue catedrático del Instituto Científico y Literario, aparte litigó en Cerritos, Santa María del Río, Guadalcázar, la capital potosina y algunos municipios de Coahuila, además de Durango. También fue agente del Ministerio Público y en 1900 se convirtió en diputado federal y local.

 

Sin embargo, su verdadera pasión fueron las letras, pues desde su adolescencia comenzó a escribir poemas. Su primer texto fue editado en 1879.

 

El poeta potosino fue un gran estudioso de los clásicos españoles, entre ellos las obras de Miguel de Cervantes Saavedra y sus poemas se caracterizaron por girar en torno a la naturaleza y el hombre. Su obra más conocida fue publicada en 1906, con el nombre de “Idilio salvaje” y algunas otras se divulgaron hasta después de su muerte, como es “El himno de los bosques”.

 

Además fue narrador y dramaturgo. También colaboró en varias revistas y diarios como El Búcaro, El Pensamiento, La Esmeralda, La Voz de San Luis, El Estandarte, El Contemporáneo, El Correo de San Luis, El Renacimiento y El Mundo Ilustrado.

 

De su vínculo con el Instituto Científico y Literario, se recuerdan entre otras cosas su discurso de 1884, en el que motivaba a los estudiantes y profesores a mantener una constante participación de los problemas nacionales y a buscar la mejoría en el sistema educativo profesional.

 

Aparte, en 1904 fungió como jurado de los Juegos Florales organizados por el Instituto Científico y Literario.

 

Othón falleció en 1906 y sus restos originalmente fueron sepultados en el panteón del Saucito, pero desde 1964 descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres, ubicada en el Panteón Civil de Dolores, en la Ciudad de México.